jueves, 5 de diciembre de 2013

ELNA... LA MATERNIDAD CONTRA LA INHUMANIDAD.


La inhumanidad vivida por todos los exiliados en playa de Sant Cebrià de Rosselló, Ribesaltes, y Argeles envolvió de dolor y angustia a todas aquellas mujeres que sufrieron un exilio forzoso...
 
Esta entrada quisiera ser un pequeño pero sincero homenaje a todas aquellas mujeres, niños y hombres que perecieron, sufrieron el frio invernal y la humedad de la lluvia que calaba sus huesos  en unas condiciones inhumanas.  A todas aquellas mujeres  que gracias a  la Elisabeth Eidenbenz en una época tan dura para aquellas madres y niños que tuvieron la suerte de nacer y subsistir gracias a la solidaridad de Elisabeth en la Maternidad de Elna. 
Elisabeth Eidenbenz. Enfermera y profesora, dirigió la Maternidad de Elna entre los años 1939 y 1944, donde salvó las vidas de 597 hijos de refugiados de la Guerra Civil que se encontraban en el campo de refugiados de Argeles, también hizo una gran labor con judíos que huían del nazismo.

Elisabeth Eidenbenz llegó a España en 1937, en plena Guerra Civil, con una delegación suiza de ayuda humanitaria y material. Tras la derrota republicana, cientos de miles de españoles huyeron de las represalias cruzando los Pirineos. Cuando llegaban a Francia eran llevados a campos de concentración como el de Argeles. Lugares sin condiciones sanitarias, construidos en plena playa, donde no había lugar donde refugiarse y las personas vivían hacinadas.

Elisabeth se dio cuenta de que las mujeres embarazadas y los bebés se encontraban en grave peligro debido a las condiciones en las que se enfrontaban al parto, por lo que decidió construir una maternidad en un palacete abandonado en la localidad cercana de Elna.


Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial comenzaron a llegar a la Maternidad mujeres embarazadas que huían de los nazis. La maternidad se vio obligada a tener que asociarse con la Cruz Roja y acatar su la política sobre neutralidad. Esto le impedía acoger a refugiados políticos, cosa que Elisabeth no estaba dispuesta a permitir, por lo que se decidió falsear la identidad de gran parte de ellos con el fin de burlar estas leyes. Fueron muy hostigados por la Gestapo, que llegaron a detener a Eidenbenz en una ocasión.


El reconocimiento por su extraordinaria solidaridad no le llegó hasta 2002, cuando empezó a recibir homenajes, entre ellos la Creu de Sant Jordi del gobierno catalán en 2006, la Legión de Honor del gobierno francés, la Medalla de los Justos entre las Naciones de Israel o la Cruz de Oro de la Orden Civil de la Solidaridad Social del gobierno Español. También se han publicado libros biográficos como La Maternidad de Elna o Elisabeth Eidenbenz, más allá de la Maternidad de Elna, ambos de la editorial Ara Llibres.



Assumta Montellà
Para finalizar quisiera mencionar la persona que despertó en mi la curiosidad por este tema, se trata de la profesora e historiadora Assumpta Montellà, en una magistral conferencia realizada con una gran esquistez, pero al mismo tiempo con una extraordinaria crudeza que realmente llego a estremecerme.

Montella explicaba sin concesión a las emociones lo siguiente:

«Había una madre que no tenía leche y el niño lloraba de hambre día y noche. Cuando se agotaba de tanto llorar, se dormía y ella le daba calor con su cuerpo. Cuando salía el sol, enterraba al bebé en la arena hasta que le dejaba fuera sólo la cabecita. La arena le servía de manta. Pero al cabo de unos días el niño se murió de frío y de hambre, ella no pudo resistir el dolor de haber perdido a su hijo sin poder hacer nada por evitarlo. Se adentro en las frías aguas del mar y desapareció para siempre...  
http://memoriadelexilio.wordpress.com/recursos/assumpta-montella/

El vídeo musical de esta semana es difícil de  escoger teniendo en cuenta el tema. me he decidido por una música maravillosa  y un interprete excepcional... 
Una furtiva lagrima de L'elixir d'amore de Donizetti. 
LUCIANO PAVAROTTI.





1 comentario:

  1. Estas cosas me dan un cierto y gran respecto y me ponen a flor de piel. Creo que Elisabeth Eidenbenz como enfermera salvar 597 hijos en tiempos de guerras y refugiar a políticos me parece una obra solidaria que no tiene precio, la verdad. Yo salvaría la vida en una guerra a quien fuese. Lo que no haría nunca es mirar si es amarillo, negro, rojo, blanco… por que es fruto del fanatismo. Lo peor de todo de esta vida es ser cabezotas y tontos de la “moñera “.
    Buen tema Llorenç

    Saludos y buenas noches

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...